Seleccionar página
logo-reto-de-escritura-5-lineas

(Este reto de escritura consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Si eres nuevo por aquí, te pido que leas cuidadosamente las normas.)

Diciembre:

Identidad, informal y piezas.

 

Como ya es tradición, el reto adicional consiste en escoger un bando, Papá Noel o Reyes Magos, e incorporarlo a tu relato. No es obligatorio que aparezcan como personajes, puede ser una referencia a la ilustración de una postal por ejemplo. ¡Queda a tu imaginación!
No olvides defender en redes a tu equipo con los HT #5LTeamReyesMagos y #5LTeamPapáNoel. 

 

 

—¿Donde está Melchor?
—Sigue con ese juguete.
—¿El que recogió por piezas de la basura?
—Sí, dice que esta cansado de llevar cada año juguetes nuevos, que ahora se va a dedicar a reparar a los abandonados para darles una nueva vida.
—Muy loable, pero no es nuestra misión.
—Se lo dije, y ha dicho que todos tenemos derecho a decidir nuestro camino y que quiere una nueva identidad.
—Me parece un informal.
—A mí lo que me parece es que a partir de ahora seremos los dos Reyes Magos.
Por Adella Brac.

 

La identidad de aquellos tres tipos era desconocida. Un interrogatorio informal, superficial, no ayudo ni mucho ni poco. Entre las piezas incautadas había oro, incienso y mirra. Nadie les creyó, pero tampoco importaba, ya nadie les esperaba. La ilusión había desaparecido hacía tiempo. Pero era diciembre, y en un triste portal volvería a nacer la Esperanza.
Por Lorenzo.

 

—Muéstrame tu documento de identidad.
—No tengo.
—¡Manuel… otro indocumentado disfrazado!
—Nombre.
—Baltasar.
—Coño, qué casualidad. Otro rey mago.
—Algo informal… pero sí… soy mago.
—No te jode, y mi mujer es la virgen María. ¡Con menudos piezas estamos topando hoy! Contra la pared, so listo.
Gritos resuenan al final de la calle. El concejal de festejos agita el brazo.
—Bueno agente, me tengo que ir. Tenga, esta pastilla es para el dolor de cabeza, por los regalos de su mujer.
Por Carles Leo, del blog El páramo de Carles Leo.

 

Soy prisionero de mi identidad, y suspiro el dolor que dilapida mis horas de angustia. Noto la gravedad del momento: se acerca el regreso de Papá Noel. Para mí la Navidad es algo más informal; una noche de pijama y pelis desde el sofá. No sé cómo encajar las piezas, quizás porque lo afrontó en soledad. Desde que María me dejó en nochebuena repudio la Navidad. Quiero olvidar el impulso pertinaz, el olor a mirra he incienso y no escuchar el sonido del reloj, y su tic, tac.
Por Nuria de Espinosa, del blog Entre luces y sombras.

 

Se retrasó por el tráfico. Sus dos colegas esperaban ansiosos. Al llegar, los saludó de manera informal y juntos se dirigieron al centro del parque. Allí ensamblaron las piezas de un antiguo artefacto que apuntaron al cielo. Esperaron, pero la estrella no se mostró. Eso significaba que debían seguir buscándola mientras ocultaban su identidad. Ya no eran reyes, pero los tres eran los únicos magos capaces de ofrecer los dones que salvarían a la humanidad.
Por Francisco Velandia, del blog Pacho escribe.

 

Sólo hace tres soles que el sistema de soporte vital nos ha despertado al verificar la identidad del exoplaneta. Somos la avanzadilla informal encargada de confirmar a la Tierra la habitabilidad real del lugar y transportamos piezas para la terraformación y cargamento biológico. Tras haber estado viajando en hibernación cinco años, nueve meses y veintidós días en las tres naves –la Melchor, la Gaspar y la Baltasar–, hemos aterrizado en Esperanza, nuestro futuro hogar.
Por Luis J. Goróstegui, del blog Observando el paraíso.

 

El gran sombrero rojo protegía su identidad, pero le daba un toque informal a su ejecución. Las piezas cobraban vida en sus manos mientras mantenía la mirada de los presentes presa de sus movimientos. Una paloma, una jirafa. La interminables figuras hacía reír a los niños y asombraban a los padres, al grado de no notar al pequeño truhán, que habilidoso se deslizaba entre los presentes. Carteras y bolsas desaparecían en sus bolsillos. Hoy era un buen día.
Por José Torma, del blog Cuentos, historias y otra locuras.

 

Desde que años atrás había ayudado al gordo, este se había vuelto algo informal: ya era la tercera vez que le pedía que hiciera su trabajo en esa noche tan especial. Por su parte, le gustaba dejar por un día su identidad como representación antropomórfica de la Muerte en el Mundodisco y adoptar la del gordo. Así que cogió la larga barba postiza, las piezas rojas que formaban la vestimenta oficial, ensayó un «Jo, Jo, Jo», y se fue, feliz, a celebrar la Vigilia de los Puercos.
Por Anabel Samani, del blog Anabel Samani.

 

Pero no le interesaba operar entre los diversos puertos espaciales de manera informal y ver qué podía suceder. Constituyó una verdadera compañía de viajes interestelares dedicada al transporte de mercancías además de pasaje. Actuando con acierto, conseguiría una identidad propia. Y confió en los antiguos Reyes Magos para conseguir los tripulantes que le faltaban, piezas clave de cara a lograr sus objetivos.
Por Daniel A.M., del blog La narrativa de Daniel A. M.

 

El hijo de Jasper quería imitar a su padre repartiendo regalos, aunque solo podía hacerlo en Nochevieja. Ese día, antes de las 12 tomó prestadas las piezas de ropa de su padre. Por unas horas tomaría su identidad de forma más informal. Cogió su camello volador y salió a repartir regalos para el cotillón. El viaje duró muchas horas y cuando quiso unirse a la fiesta, ya había amanecido. Debía mejorar para el año que siguiente.
Por Do.Lobera, del blog Do.Lobera.

 

Tres coronas van siguiendo la estela de la Estrella de Belén. Los niños, frente a la chimenea, completan un puzzle con las piezas que faltan. Las horas, vestidas de manera informal, vuelan hacia el desenlace final. En el salón, junto al árbol de Navidad, una pila de regalos esconden la verdadera identidad de la festividad: la luz de la vida, la ilusión de las promesas cumplidas, los adultos volviendo a ser niños.
Por Juan Fernández Vicente, del blog «Poemas».

 

«Cinco piezas de pollo frito, por favor. Y una cerveza». El hombre, barbudo y obeso, se deja caer sobre el taburete. Mira hacia las mesas, aun vacías. Espera que le sirva la bebida y se dirige con ella hacia la mas apartada. Llevo años sin conocer su identidad. Solo viene en Navidad, con cara de cansado, y esquivando cualquier conversación por informal que sea. Me dijo una vez, hace años, que en el fondo adoraba su trabajo. Pero no entró en detalles.
Por Antonio Jimenez, del blog Escribe y golpea.

 

Sin identidad. Durante demasiado tiempo he sido Don Nadie. Pero este glorioso año he llevado a cabo un proyecto del todo informal, dantesco —aunque yo lo definiría de exquisito— y por fin he vuelto. Acompañado de Caos y Destrucción. Piezas vitales para mi existencia. Tan solo, un consejo: tener cuidado con lo que deseáis estos días; puede que se cumpla y sea yo quien os visite para hacerlo realidad. Deciros, que me excita la idea de ir a veros. Mi hermano Noel ya no está solo.
Por NO SOLO LEO, del blog No solo leo.

 

—¡Ring, ring…! —Sonó el teléfono rojo, y Kyllian se echó a temblar. Descolgar la última vez casi produjo un cisma en Hellas. Pensó en desoír la llamada, pero contestar era la única forma de averiguar la identidad del interlocutor.
—Soy Gaspar —se presentó de manera informal—. He perdido a mis dos compañeros durante un paseo espacial…
Tardó un segundo en unir todas las piezas:
—¡Los Reyes Magos! —gritó aliviado—. Le ayudaré.
Por MJ RU1Z, del blog Eleeabooks.

 

Llegaron, su identidad desconocida, les atrajo el amor donde nacía, ellos juntando piezas allí le encontrarían, en un pesebre en brazos de su madre María. Desde Oriente salieron de manera informal, siguiendo una estrella de la inmensidad, Melchor, Gaspar y Baltazar, tres reyes fueron al niño Jesús a adorar y con regalos agasajar, después de muchos kilómetros cabalgar. Aún hoy, la costumbre está, en el dia de Reyes regalos a los niños dar en las festividades de Navidad.
Por Minerva Hernández García.

 

Debes proteger tu identidad, decía el informe que había recibido los últimos días. Encontrarás las piezas necesarias bajo la chimenea del salón, tras desplazar el tercer ladrillo. Se te ha encomendado una labor especial, de alta importancia. Por tu carácter informal creemos que nadie sospechará. Durante los próximos años serás una de las caras más entrañables de la navidad. Has sido elegido para representar a Papá Noel. ¡Feliz Navidad!
Por Nahnnuk.

 

Noche de mi niñez, dada en amor, emoción y curiosidad para que las piezas de ilusiones y fantasías, en madrugada de epifanía formaran hoy parte de mi identidad. El objetivo se tornó informal, al descubrir entre sensaciones encontradas a unos reyes diferentes, poniendo su empeño de transformar un regalo tan añorado en uno tan revelador. Reyes sin camellos ni coronas, pero reyes de mí corazón. Reyes que hacen que la magia exista y se repita hoy con otros reyes pero con el mismo Amor.
Por Diana Rosa Conti.

 

Nadie conoce mi identidad. La de los Reyes, sí, pero no la mía. Por ello, hay días en los que me siento muy solo y busco consuelo en el turrón de chocolate. Mi médico resopla cuando le aseguro que la soledad engorda. No llevo capa, visto más informal, y siempre ando de un lado a otro cargado como una mula. Sin ellos no habría regalos, pero sin mí, tampoco. Soy una de las piezas clave de la maquinaria de la Navidad. Sería algo así como el duende del Carrefour. Pero sin el duende.
Por Aurora Rapún Mombiela, del blog La historia está en tu mente.

 

Una vez más las piezas se desmoronaron. Él no se rendía fácilmente y las tomó una a una, ajustándolas a la nueva identidad. Cada movimiento y cada suspiro de manera formal o informal fueron construyendo su nuevo navío, aquel que surcando calmas y tempestades le llevaría hacia nuevos rumbos.
Por Carmen, del blog Propuestas and made.

 

La sala resplandecía debido al efecto de las luces y al cuadro de Papá Noel. En las paredes destacaban ciertas fotografías, algunas parecían inquirir por mi presencia en la mansión. Además, todas las piezas estaban en su lugar y no había nada informal que desentonara. Yo solo esperaba para la entrega oficial de los documentos de rigor. Nada se correspondía con su identidad, la de alguien que en los próximos días perdería todo obligado por deudas.
Por Óscar Quijada Reyes, del blog Unas páginas más.

 

Con ropa informal, salvo el típico gorrito de Santa, mi identidad era tan anónima como la de cualquier otro Noel. Así, cuando entré en la joyería, nadie le dio importancia a mi aspecto y fui atendido sin más. Hasta el día siguiente no se dieron cuenta del robo de aquellas valiosas piezas. Las cámaras de vigilancia no descubrieron nada. Mi amigo era el dueño y se jactaba de su seguridad. El Día de los Inocentes volví y le mostré lo bien que brillaban las joyas en su árbol de Navidad.
Por jm vanjav, del blog jm vanjav hasta en 500 palabras +

 

—¿Por qué no colocas esas piezas que trajiste de Perú? Le darían cierta identidad al espacio, no parecería provisional, como que vas a salir huyendo pasado mañana, tan de piso de estudiantes —me comentó.
—Pues porque no estoy en ese momento de asentarme. Sólo necesito un lugar informal, sin demasiada personalidad, más de hoy aquí y mañana ¡a saber! —le aclaré.
Y, sin terminar el café con leche, sin despedirse siquiera, se marchó. Hay veces que me siento incomprendido.
Por Mercedes Menéndez Aguirre.

 

Creo que soy un pediatra infantil. Alegro a los niños, pero soy tan viejo que temo perder el norte y mi identidad. Por eso no paro de hacer sudokus, ensamblar piezas de puzles y practicar escritura especular. Aquí a mi derecha dos hombres me llaman Melchor. Dicen que no puedo ir tan informal porque soy un rey.
Por Aurora Roger Torlá.

 

¿Sabías que mis suscriptores conocen las palabras del reto antes que nadie?

Puedes unirte a ellos.