Aprende a escribir escribiendo - blog
logo-reto-de-escritura-5-lineas

(Este reto de escritura consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Si eres nuevo por aquí, te pido que leas cuidadosamente las normas.)

Medallero

 

MEDALLA DE BRONCE; Dama justiciera.

 

¡Enhorabuena!

Junio:

Transformado, opción y resumir.

 

 

No podía creer mi suerte cuando encontré la lámpara mágica. Estaba vaciando el garaje de mi abuelo. Sé que hay mejores maneras de pasar un sábado pero me habían castigado, no tenía otra opción. El genio se materializó en medio de una nube azul. Le pedí que me hiciera muy fuerte e inmortal, recordé entonces la proverbial malicia de estos seres, pero ya me había transformado. Para resumir, ahora soy una montaña.
Por Adella Brac.

 

Vamos a resumir el tema. Hemos transformado el lenguaje. Con dos pares. Y no por el uso habitual, no, a la fuerza, a lo bestia. Entre la opción de decir y escribir webs o webes, fans o fanes, todavía elegimos la más lógica. Valoro mucho la economía del lenguaje, y no necesito ponerlo en valor. Lo veo claro, no lo visualizo. Pues eso, voy a fundar asociaciones para que me den la razón, bueno mejor, cómo se dice, ah sí, clubs.
Por Lorenzo.

 

Transformado en un lago de sal, las huellas se internaban en ese erial sin cactus, una res yacía bajo el azul abrasador. A ras del horizonte una minúscula nube indicaba la dirección de la huida. Alondra Roja confirmó que llevaban dos días de ventaja y ninguna reserva de agua; para resumir, sus alforjas estaban llenas con su única opción: Desesperación. Rodeamos la llanura salobre y seis días después aguardamos que Manitu cumpliera su palabra.
Por Carles Leo, del blog Curioso por vocación.

 

—No nos queda tiempo —reconoció el director—. La única opción plausible sería resumir el libreto y simplificar la profundidad del personaje.
—Pero… —balbuceó el autor—. Ya habéis transformado su esencia. No se parece en nada al Fausto que yo había imaginado…
—Está decidido, entonces. Es por el bien de la obra. Tranquilo, vamos a respetar las cualidades más características. Simplemente le vamos a dar fuerza, brío, garra.
El autor comprendió que eran el eslabón débil del teatro.
Por Javier Sánchez Bernal, del blog La buhardilla de Tristán.

 

Pizpireta y astuta danzaba al ritmo de la batuta, esa doncella armada de tela fina espolvoreada cuál madrina convertida en hada, su swing transformado en golpes de piano bien tocado, credenciales que como animales, no dan opción a mal portarse como tales, esa música que llega a su fin para así resumir, lo que hace de la interpretación el colofón perfecto para finalizar este evento.
Por Carlos González.

 

Es increíble lo mucho que me ha transformado el no poder ver a Jacobo. He pasado de no tener voto a poder valorar cada opción que se presenta frente a mí. He podido alzar la voz sin temor a ser castigada por ello. He sido capaz de apagar el teléfono mientras disfrutaba de una salida con mi hermana. Fue ella la que llamó a la policía. La que más sufrió durante meses que hoy podría resumir como aquellos en los que más cruel fui con quien no lo merecía. Hoy sé que le debo la vida.
Por Agnes Loriga.

 

Me encontraba tumbada en la cama cuando un ser muy raro cruzo la pared, eso era muy extraño, deduje que seria un fantasma, ya que no hay mas especies que puedan atravesar paredes. Alomejor cuando murió no le quedo más opción que convertirse en un fantasma, aunque para una persona, ser transformado en fantasma seria un poco de locos. Pero para resumir todo lo que he explicado sobre lo que me paso un domingo por la tarde : Todo lo que paso era muy raro.
Por Laia.

 

Era una mañana cualquiera en la puerta del colmado. Élla entraba. Él salía. Un cruce de miradas furtivas, y el presente transformado por un capricho del destino. Ambos sopesaron en silencio la opción más deseable. Ella alimentó de mágia el momento con su mirada rebosante de cielo. Él transcribió los deseos que, en morse, le dictaba su corazón desbocado. Engorroso resumir en palabras sentires tan complejos. Nadie osaba moverse.
—¡Cierren la puerta, carajo! —gritó, hosco, el tendero.
Por Tucho de Correos y Telégrafos.

 

Horrorizada, me preguntas qué pasó. ¿Cómo resumir mi historia en cinco líneas? La opción es no decirte nada y mirarte a los ojos. No te asustes… ¿Puedes verme en ti? ¿No son nuestras pupilas y corazones iguales? Sabes bien que lo de afuera termina siendo alimento para los gusanos, aunque la vida te haya transformado en mariposa. El azar que a ti te dio alas me condenó a mí al mundo de las alimañas. Ahora cierra los ojos. ¿Me sientes?
Por P. Emmerich, del blog P. Emmerich escribe.

 

Dio un brinco en la cama al cerciorarse de que se había quedado dormida al no sonar la alarma.
Siendo una empleada ejemplar no tuvo otra opción que desplazarse hasta el lugar de trabajo sin más dilaciones, pero al llegar se asombró de que se hallase cerrado. Pensó que su ansiedad la sumía dentro de una ruin pesadilla. Para resumir cómo salió de dudas, solo necesitó observar hasta qué punto el pulso ajetreado de la ciudad se había transformado en apacible calma chicha dominical.
Por Estrella Amaranto, de Blog Literario Amaranto.

 

En verano, tengo la opción de quedarme en la ciudad mientras mi mujer y mis hijos se marchan de vacaciones. Aprovecho esos días para dar rienda suelta a mi pasión secreta, la de verme transformado en una mujer. Llevo haciéndolo años y en el ambiente soy la archiconocida Drag-Queen «Miss agosto», seguro que has oído hablar de mí. Si te lo tuviera que resumir: los otros once meses del año son un verdadero coñazo.
Por Pedro Merchán, del blog El cuaderno de Pedro.

 

Creo ser el bicho ese de Kafka, transformado en cucaracha me arrastro por el apartamento, no tengo otra opción, no consigo levantarme. Estoy como cuando mezclas calimocho y queimada. Lo peor es su mirada de sorpresa, intuyo que variará al desprecio hasta llegar al cabreo. Por no extenderme y resumir, os diré que no he bebido. Que es la impresión, Paqui, la de arriba, está embarazada. Del día que subí a pedir sal. De aquel día me acuerdo, de las copas casi, pero de la sal…
Por Ángel.

 

Era un príncipe azul con capa de raso roja. Sus manos, enfundadas en guantes de auténtico cuero, acariciaron la rosa más bonita del jardín… El cuento es más largo pero voy a resumir su lectura: Era una bonita rosa que no le quedó otra opción que abandonar el jardín donde vivía, pues su príncipe se había transformado en ogro y en sus manos blandía las tijeras de podar.
Por Virtudes Torres Losa, del blog Pétalos de relatos.

 

Morales leyó la confesión del menor. «Para resumir, confesaré. Yo tomé la pistola, lo siento, no tuve opción. Eulalio me pedía cuota para cruzar la calle que lleva al colegio; yo soy pequeño, no puedo contra ese grandullón. Son muchas las palizas que me ha dado. Éramos amigos, vecinos hasta el día que regreso de casa de sus abuelos, transformado, malo y grosero. Ese día no le entregué el arma, ese día terminé con mi problema. Papá nunca debió de dejar el cajón sin llave».
Por José Torma, del blog Cuentos, historias y otras locuras.

 

―¿Sabéis? La bisabuela Leonor se casó con un vampiro; sí… en Transilvania; fue un flechazo en todo el corazón. Veréis, era una cazavampiros…
―¿Como Buffy?
―Exacto, hijo… y justo al ir a clavarle la estaca… aún no estaba transformado… ¡zas!… el bisabuelo abrió esos ojazos suyos… eso dicen… no, no os riáis… ya os digo que fue un flechazo… ¡en fin!, se enamoraron… no tuvieron opción. Por resumir: desde entonces esa rama de la familia no puede ver el sol, ¡c’est la vie!
Por Luis J. Goróstegui, del blog Observando el paraíso.

 

Ella caminaba sin preocupaciones… Pues era libre. Adiós a la chica de mirada perdida, ahora empezaba otra vez y ya había transformado sus sentimientos. Su pasado era solo eso «pasado» porque ya no era parte de su presente. Su opción fue la mejor al irse y dejar todo lo que le causaba dolor. Dejó todo atrás donde la culpaban por la muerte de su hermano, aunque intento explicarse y resumir los hechos, nadie le creyó que el verdadero culpable era su tío al que todos llamaban: «Policía».
Por Angélica Rodríguez, del blog Mis pensamientos vuelan.

 

No sé si seré capaz de resumir mi vida en una pocas palabras. Contar que no tuve opción aquella fatídica noche. Que era tomar la angustiosa elección entre morir desangrado o quedar transformado en esta vil criatura que soy ahora. Que me prometí no situar a nadie en la misma encrucijada que yo. Pero que tras varios siglos de sed acuciante, víctimas desfalleciendo en mis brazos y, sobre todo, soledad absoluta, este triste vampiro necesita a alguien a su lado.
Por Igor Rodtem, del blog Lo innombrable y yo.

 

Tras resumir su situación, y cansados por la opresión que sufría la villa, los humanos creyeron que la única opción que tenían para sobrevivir era hacer una alianza con el demonio. Él solo les pidió que se dedicaran a la guerra. Así, el pueblo fue liberado y, muchos años después, transformado en país. En esa nación nadie recordaba el pacto, pero sus habitantes, al no tener enemigos, decidieron luchar entre ellos para saber quién alcanzaría la anhelada prosperidad.
Por Francisco Velandia, del blog Pacho escribe.

 

La mejor opción para canalizar mi vocación fue matricularme en una academia de corte y confección. Allí aprendí a dar mis primeras puntadas. Luego, mamá me dejaba pasar algún hilván o abrir alguna costura. El ambiente de la aguja estaba siempre presente en casa. Así acabé transformado en cirujano plástico como papá. Ahora, la clínica familiar va mal. Las causas se podrían resumir en dos: el párkinson de papá y las cicatrices ribeteadas con las que remato la cirugía a mis pacientes.
Por Javier Puchades, del blog El decantador de letras.

 

Sólo había una opción vivir o morir. Cualquiera que eligiese le harían cambiar completamente. Decidió y acabo transformado en un gatito de pelo gris y rayas blancas. Ese era el precio de seguir con vida tras haber hecho enfadar al brujo más poderoso de todos los tiempos. Porque aunque su afrenta no había sido tan mala, se podría resumir en haber intentado cortejar a la hija del brujo sin su permiso. Ahora se quedaría como su lindo minino.
Por Do.Lobera, del blog Do.Lobera.

 

Es difícil resumir, pero os diré que Pedro y yo nos conocimos por medio de unos amigos, una clásica vía, y empezamos a quedar. Primer beso, primer te quiero, otras primeras veces que me guardo para mí, vivir juntos y la boda. Y a partir de ahí se amargó, y su amargura amargó mi vida. Se había transformado. No me quedó otra opción, o cambiaba o se acababa. Y por eso estoy yo aquí, de año sabático contando mi vida a desconocidos y Pedro, bueno, Pedro creo que sigue amargado.
Por Amanda Vilas, del blog Escondida entre nubes.

 

Por fin, a lo lejos Diana divisó un castaño alto y robusto en el que poder refugiarse. Con las pocas fuerzas que le quedaban aún, se acerco a él y se tapó con las hojas caídas que se habían transformado en marrones, rojas y amarillas a causa del otoño. No quedaba otra opción, se quedaría allí y continuaría su rumbo a la mañana siguiente. Resumir su historia sería complicado, así que dejaré que te lo imagines, para que sueñes como ella soñó en aquel lugar.
Por Berta.

 

─Escucha, voy a resumir, no te aburriré. Nacer no fue una opción: ocurrió; y ahora, al llegar al final de mi ciclo necesito pensar sobre mi vida y cuánto me ha transformado.
─Te comprendo luciérnaga, llegado mi momento también lo haré. Ya no volveremos a conversar; debo ir hasta mi colmena una y otra vez. Cumpliste tu cometido y gracias a eso disfrutaremos de una nueva y mágica danza estival en este lugar. Descansa ya.
Por Saricarmen, del blog Desde El Cielo.

 

Pasó la mano por su frente sudorosa. Se encontraba en una auténtica encrucijada, paralizado ante la idea de tener que escoger entre tantas posibilidades. ¡Siempre tomando decisiones! Si pudiera, se hubiese transformado en un insecto, como Gregorio Samsa, con tal de no tener que relacionarse con nadie nunca más. Todo aquello se podía resumir en «tortura». Habló con un hilo de voz, con la certeza de haber escogido la opción equivocada.
—Una hamburguesa con queso, por favor.
Por Lydia H. Willis.

 

Podría resumir aquel día en dos palabras. Era extraño, salí a la calle, miré al cielo claro y limpio, inspiré el aire puro. La libertad olía al césped recién cortado, y entonces, pronuncié en voz alta «Gracias, Pablo». Nunca hubiese imaginado que pudiera estar agradecida a la persona que más daño me ha hecho, estaba perpleja ante ese sentimiento, pero no podía negarlo. Aquella mañana me he transformado en otra persona y a partir de ahí no tuve otra opción que ser feliz.
Por Natalia Koer, del blog Natalia Koer.

 

Al llegar a casa Álex pasó como una exhalación por la cocina llevándose a su habitación un zumo como merienda. Debía resumir tres temas para el examen del día siguiente. Dos semanas el tiempo de estudio lo había transformado en tiempo de juegos. Ahora, para no suspender, no le quedaba más opción que ponerse rápido y acostarse tarde.
Por Eris Morgenstern, del blog Eris Morgenstern.

 

Siempre por las noches era la misma rutina, para resumir, era un cenar, beber un té con licor y acostarse. No era una mala vida si tomas en cuenta que afuera de la casa, todo estaba desolado. Nunca en sus años de vida se imaginaría ser el último ser vivo en el planeta, sin opción de salir de su casa, ni de hablar con otro ser vivo. El ambiente otrora verde y exuberante se había transformado en sequía y muerte. La última esperanza de la Tierra solo viviría un par de semanas más.
Por Katalina Camus, del blog Ambiente virtual.

 

Cada día tengo la opción de esperar confiado y andar más liviano, dejando que el porvenir me sorprenda transformado como si tuviera alas de mariposa, que vuela suave y se posa en aquella flor que la nutre, dejando colores al volar y hermoseando algún instante. Resumir el vivir diría que es volar bajito dejando pinceladas coloridas de palabras, silencios, y actitudes que me guiarán a lo alto de mi cielo.
Por Diana Rosa Conti.

 

No podría resumir con unas pocas palabras el ardor que siento en mi interior cada vez que la luna se acerca a su plenitud. Terror y rebeldía ante algo que no tengo opción de evitar; también excitación y liberación, porque nada es comparable a lamer el rocío de la noche cuando la luz de la luna rompe la oscuridad. El día después de haberme transformado siempre es el más triste, debo contar otro ciclo para ser completamente yo otra vez.
Por Anabel Samani, del blog Anabel Samani.

 

Ahora que he visto cómo el niño se ha transformado, no me queda más opción que organizarme para encontrarlos a todos. He de darles caza cuanto antes. Pero primero voy a buscar los documentos que mi marido escribió sobre su eliminación. El pobre era un escritor terrible y tuve que ayudarle a resumir y redactar toda la información que había recopilado. «Ah, aquí está. El Manual para la caza del Troll de Fuego».
Por Sargow, del blog Estantería compartida.

 

Respondió a la llamada maldiciendo su suerte, llegó y un señor con voz mecánica empezó a leer: «No sabría como resumir los acontecimientos que me han llevado hasta aquí, ni sé por dónde empezar… Ahora tienes la opción de aceptar o rechazar mi legado». Cada palabra atravesaba su alma, lloró hasta desteñir su luto.
Salió de la estancia transformado.
Por David Coloma García, del blog Blog de poesía y relatos.

 

Sorprendentemente, el más pequeño se había transformado en primer lugar. Barajó la opción de esperar a los demás, pero hay procesos que uno no puede resumir por mucho que lo desee. Cuando el aviso sonoro indicó que había concluido el tiempo, él ya estaba empezando a broncearse. Al acabar la película, fue una de las pocas que se quedaron frías en el fondo. Junto a ella, una docena de granos duros que no habían sido capaces de reventar a tiempo.
Por Aurora Rapún, del blog La historia está en tu mente.

 

Para resumir, diré que durante el día siempre permanece a mi lado. Hemos construido un hogar a la medida de los dos. Ha transformado mi tristeza en amor. Si le hablo, me escucha con atención y respeta mis silencios, pero se pone demasiado mimoso con mis caricias. Ya no me lo puedo quitar de encima. Aunque, al anochecer, se pone tan nervioso que, para tranquilizarse, no le queda otra opción que salir de casa. Cuando regresa al alba, le pregunto de dónde viene, pero no dice ni miau.
Por Pilar Alejos Martínez, del blog Versos a flor de piel.

 

No creo poder resumir de otra forma ese momento en el que mi vida cambió por completo. Era un día normal en una estación cualquiera de un año que ya no recuerdo. En la calle con nombre de pájaro me vi envuelto en un enredo y mi salud sufrió un colapso. Mi única opción era vivir o morir. Elegí la vida, y ahora vivo transformado en una bestia sangrienta. Esa fue mi decisión y esta es ahora mi vida.
Por Avalle Rei, del blog El mundo de Avalle Rei.

 

Es difícil para mí narrar lo que sucedió en Ikarán, ni si quiera me atrevo a resumir mi experiencia. Solo recordarlo me estremece. Me genera ira y frustración. Ahora, cinco años después, siento que soy otra persona, me siento transformado, me siento un Roh-Ili. El niño asustado es ahora una bestia con ganas de venganza. Si le veo… Si algún día ese malnacido se cruza en mi camino no tendré opción: le mataré.
Por Sandra Adrián.

 

Llevo un rato transformado, transmutado o metamorfoseado en un amasijo de remordimientos. Incluso me cuesta resumir o recordar lo ocurrido. Sé que podría haber esperado o simplemente no haber entrado en la cocina, ya que esa ha sido la peor opción. Sin embargo, es superior a mí, y eso es lo que más me reconcome. Cuando las he visto humeantes adentro del horno, sabía que iba a pasar… Pobres. Espero que no traigan mucha hambre; ni siquiera da tiempo ha hacer otra cena…
Por Pepe, del blog Entre unas cuatro esquinas.

 

Alas de mariposa, pétalos de rosa, un salto por aquí, otro por ahí poniendo todo a hervir, hasta resumir, con un poco de alcohol y lista la poción. Leonardo, bailarín nocturno alocado, en científico diurno transformado, experimentaba tras la puerta cerrada. Buscaba el elixir que eternamente le permitiera existir. Otro día sin resultado, no tenía más opción que seguir intentando. En brazos de Morfeo continúa su búsqueda, pero esta vez, soñando.
Por Carla Guerrero, del blog Está escrito.

 

Siempre le había gustado el barroquismo en todas sus expresiones. En cada esquina de su casa había centenares de objetos, la mayoría inservibles aunque con pasado. Con solo mirarlos se sentía bien. Según su terapeuta, no era bueno acumular. ¿La única opción posible? Resumir el entorno. Por eso, de mala gana, lo dejó transformado. Ahora es «menos» feliz pero «más» minimalista. «Lo de menos es más funciona. O no…», pensó confusa.
Por MJ RU1Z, del blog Eleeabooks.

 

Y cuando una carpeta tenía que cerrarse, una hoja mal atrapada lo impidió. Sintiéndose solo entre la multitud no le quedó otra opción, buscó consuelo con su voz, pero nada es gratuito y arrastraría su deuda hasta verla saldada. Se preguntaba: ¿Cómo había sucedido?, pero la historia parecía repetirse y resumir todo lo que sentía se le hacía imposible. Comenzó así las visitas para buscar al ser transformado que todo el mundo esperaba que fuera.
Por Carmen, del blog Propuestas and made.

 

No tuve otra opción o sí, pero esta me pareció la mejor. Resumir una novela no es lo mío, siempre tiendo a obviar algo importante y me suspenden; siendo este el trabajo final de curso, eso era algo que no me podía permitir. Busque por Internet reseñas de ese libro y resalté, en cada una, todos los conceptos comunes que se mencionaban. Gracias a eso he transformado mi cutre presentación en un trabajo que, cuando menos, es de bueno a notable. A veces, copiando, también se aprende.
Por JM Vanjav, del blog jm vanjav hasta en 500 palabras +

 

—¡Señor, ya le he dicho anteriormente que no, que no le he transformado ni en rana, ni en sapo ni en ningún tipo de reptil, le doy la opción de abandonar el escenario o será seguridad quien le obligue!
Disculpad, me presentaré, soy… bueno, más bien era el mago Axil y así había terminado mi última y desastrosa actuación. Viajes, conflictos, penurias y un sin fin de problemas es como se podría resumir mi experiencia en el mundo del espectáculo, años de mi vida tirados a la basura.
Por Arekkusu.

 

¿Sabías que mis suscriptores conocen las palabras del reto antes que nadie?

Puedes unirte a ellos.