logo-reto-de-escritura-5-lineas

(Este reto de escritura consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Si eres nuevo por aquí, te pido que leas cuidadosamente las normas.)

Medallero

 

MEDALLA DE BRONCE; Saricarmen

 

¡Enhorabuena!

Mayo:

Fracaso, amigos y acabarás.

 

 

Cruzo los dedos por debajo del mantel mientras la presentadora nombra a los finalistas. Un coro de voces invade mi cabeza. De falsos amigos, de seres queridos bienintencionados. «No puedes vivir de escribir». «Estás abocada al fracaso». «Acabarás volviendo». La presentadora abre el sobre y pronuncia mi nombre llevándose las voces. El auditorio comienza a aplaudir. Me pellizco con disimulo, no es un sueño. Aun así, al subir al escenario presto atención a las escaleras.
Por Adella Brac.

 

Descubrí lo errática que podía llegar a ser la amistad entre los supuestos amigos que conservaba desde la infancia.
—Acabarás sola si continúas por ese camino.
—No, Pol, esto no es un fracaso, me has traicionado con mi mejor amiga. ¡Eres un cerdo!
Compungido, agachó la cabeza y respondió:
—Lo siento, Laura, la he fastidiado. Que seas muy feliz.
Ni siquiera me molesté en responder, me di media y desaparecí de su vida para siempre.
Por Nuria de Espinosa, del blog Entre luces y sombras.

 

Después de tantos años en la empresa, me despidieron sin ninguna consideración. Motivos económicos alegaron, pero a mí no me tranquilizaba esa justificación. Me lo tomé como un gran fracaso en mi vida profesional y aquello me aproximó a una depresión. Menos mal que tengo grandes amigos que no paraban de animarme y decirme:
—Todo pasa por algo, no te preocupes, acabarás encontrando un trabajo mejor.
Y así fue.
Por Mayte López, del blog Imágenes que escribo.

 

«Si no le dices algo pronto, acabarás lamentándolo», me dijo mi hermano esa mañana. Por la tarde tomé la bicicleta y pedaleé. Sudando timbré a su puerta, mientras me limpiaba la cara con la manga. Sale y me saluda, la tomé de la mano, con la garganta seca y el corazón a mil siento temblar su mano en la mía. «¿Quieres ser mi novia?» Fue difícil dar el paso para dejar de ser amigos. El temor al fracaso siempre en el fondo de mi mente. Por suerte, ella dijo «¡Sí!»
Por Jose Torma, del blog Cuentos, historias y otras locuras.

 

El futbol es un generador de emociones (como seguro habrá dicho en alguna rueda de prensa algún entrenador argentino). Tanto como un libro, una obra de teatro, una película, o una canción. La diferencia es que el fracaso, por ejemplo, de tu equipo, lo acabarás sufriendo como propio. Pero eso sí, rodeado de tus amigos, que jamás te dejarán caminar solo, aunque no seas del Liverpool.
Por Lorenzo.

 

¿Se me ha extraviado la inspiración?, ¿soy un fracaso?, ¿acaso se ha diluido o son imaginaciones mías? Miro atrás y escucho pisadas de un ejército al ataque: centauros y ogros, luces y sombras, amigos y enemigos. A resguardo me encuentro en posición defensiva, aunque quizá un buen ataque… ¿Acabarás de una vez de lamentarte?, me digo… No sé… Bueno, siempre puedo escribir una historia rutinaria y luego acoplarle algunos efectos especiales.
Por Luis J. Goróstegui, del blog Observando el paraíso.

 

Me encontraba hundida tras el fracaso de mi gran proyecto. Mi obra maestra no había tenido éxito. Por suerte mis amigos me apoyaban y me animaban. Aún recuerdo su palabras.
—Acabarás triunfando
Y así fue. Mi último libro es un best seller junto a los otros siete.
Por Do.lobera, del blog Do.lobera.

 

―Ten cuidado, princesa, o acabarás igual que el duque y el chambelán. Los accidentes parecen propagarse por palacio como el fuego en un bosque.
Cuando la princesa había llamado al doctor, dudaba de que pudiera estar implicado en las muertes; ahora no podía ignorar la amenaza que le había lanzado. Al menos, esto le confirmaba que su investigación no había sido un fracaso, que estaba en el buen camino, solo tenía que encontrar el móvil. Iba a necesitar al escribano… y no eran amigos.
Por Anabel Samani, del blog Anabel Samani.

 

Nunca lo hubieses imaginado. Todos juntos de nuevo. Con verdadera ilusión tus viejos amigos brindan por ti.
Ahora sí están dispuestos a compartir el fruto de tu éxito.
Nada que ver con la época en la que el fracaso pudría con su aliento todo lo que tocabas.
Al borde de las lágrimas, brindas por ellos, en un momento acabarás con todos y las funerarias podrán retirar los despojos.
Por Ángel.

 

El candado no cedió. Sin embargo, el escándalo que hizo por el golpe aterró a los amigos. La misión fue un fracaso y casi todos los niños huyeron. Jerome fue la excepción. La curiosidad le impidió moverse. Segundos después, un anciano se acercó a la vieja reja. El viejo intentó alcanzar al niño, pero su mano se desvaneció al atravesar la verja. —¡Algún día acabarás de este lado, renacuajo malcriado! —le gritó el fantasma al chico mientras volvía a su tumba.
Por Francisco Velandia, del blog Pacho escribe.

 

Lo nuestro estaba destinado al fracaso desde el principio. Y no es que no lo intentáramos. Desde el principio, ambos pusimos todo nuestro empeño, nuestro tiempo, y nuestra pasión para que esto funcionara. Al final, decidimos que nuestras diferencias eran irreconciliables y nos separamos. Ya me lo había advertido mi hermana mayor: si haces un trabajo en equipo con amigos, acabarás enojada con ellos.
Por Hannelore Adler Gailwin, del blog En la cabeza de un vaquicornio.

 

—¡Eres un fracaso! —le gritaba su madre casi a diario—. Sigue así y jamás podrás tener amigos. Con tu actitud te has de morir de puro amargado y solo.
Años más tarde la madre no tuvo vida para ver que a su hijo lo honraban entregándole el Premio Nobel de la Paz.
Por Sonia Nievas.

 

Los amigos llegaron al lugar de memorables atardeceres, Palmar de Ocoa, las compras a la cocina y las cervezas a la nevera, ubicaron sus habitaciones y se instalaron. Luego, sentados alrededor de la piscina, frente al mar, con una cerveza, vieron unos delfines saltando y Jenifer corrió a buscar cámara o teléfono, pero fracasó, los delfines se marcharon. Paciencia, acabarás haciendo videos y fotos espectaculares, le dijeron sus amigos. Entre música y risas esperaron el atardecer.
Por Minerva Hernández.

 

Nunca sabes cómo acabarás el día, de celebración con los amigos o haciendo horas de más como penitencia por un fracaso. Ni lo primero es tan provechoso, ni lo segundo es una calamidad. Al fin y al cabo, Van Gogh en vida vendió solamente una pintura, pero los continuos altibajos hicieron crecer su maravilloso arte. Por supuesto hay que evitar caer en la desesperación, es muy inoportuno cortarse una oreja si no estás loco.
Por Carles Leo, del blog Curioso por vocación.

 

Él se afana en ayudar a sus amigos, siempre disponible para lo que quisieran. A los ojos del reto es un pringado, pero él se esfuerza cada día en su trabajo, cae en el fracaso y se levanta. Cada crisis, una oportunidad de mejorar. «Acabarás en los corazones de todos». Fue lo que su difunta madre le legó aquel día.
Hoy un siglo después, su memoria sigue siendo recordada.
Por David Coloma García, de Blog de poesía y relatos.

 

Esa voz repiqueteaba en su cabeza “acabarás solo” le decía y él sacudía a un lado y otro con fuerza para ahuyentar el mal augurio. La búsqueda de amigos no había tenido mucho éxito, o tal vez si, la foto publicada en su perfil mostraba un alegre grupo a su alrededor en la fiesta, pero la noticia desveló su fracaso, ayer la fiesta había sido suspendida.
Por Carmen, del blog Propuestas and made.

 

Vivir. Mi vida ha estado marcada por el fracaso, sin pausa, sin descanso. De un fracaso en el amor pasaba a otro con los que creía mis amigos y, sin darme tiempo a recuperarme, mis negocios se iban al carajo, económica y profesionalmente.
—Acabarás viviendo en una cueva, como un ermitaño, comiendo raíces y con la única compañía de un perro –me anunció preocupada mi madre.
Mientras tanto, no dejo que nada me intimide y quizá… insistiendo…
Por Mercedes Menéndez Aguirre.

 

¡Anímate a participar!

Envía tu relato a través de este formulario para que pueda añadirlo (recuerda ajustarte lo máximo posible a las 5 líneas):

¿Quieres recibir las palabras del reto cada día 1 en tu teléfono? Entra en el canal de Telegram del reto 5 líneas: https://t.me/reto5L

¿Sabías que mis suscriptores conocen las palabras del reto antes que nadie?

Puedes unirte a ellos.