logo-reto-de-escritura-5-lineas

(Este reto de escritura consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Si eres nuevo por aquí, te pido que leas cuidadosamente las normas.)

Medallero

 

MEDALLA DE PLATA; Avalle Rei.

 

MEDALLA DE BRONCE; Amparo Rodríguez Frías.

 

¡Enhorabuena a las dos!

Noviembre:

Gustaría, progresar y tarea.

 

 

—Me gustaría que pudieras progresar más rápido en esta tarea. Entiéndelo, yo no puedo estar todo el día interpretando lo que quieres. Que sí, que sí, que sé que necesitas un tiempo para afianzar conocimientos, pero, ¿cuánto? Porque llevamos así meses y está claro que esta manera de comunicarse no es nada efectiva.
El bebé lo miró sin comprender y eructó.
—Ya. Va para largo la cosa, ¿no? Me lo imaginaba.
Por Adella Brac.

 

De los doce trabajos de Hércules, hay uno que me interesa especialmente. Se trata de raptar a Cerbero, el perro de Hades. Resulta que un descendiente de ese can vive en mi edificio. Vigila con celo el sueño de los vecinos con sus repugnantes ladridos para que ninguna alma de esta nuestra comunidad escape del insomnio. Me gustaría progresar adecuadamente en esta ardua tarea y que Hércules sacrificara algún buey en mi honor.
Por Lorenzo.

 

—Me gustaría que la tarea pudiera progresar de un modo diferente.
—¿Modo… ya no quiere que acabemos con él?
—Por supuesto que sí. Solo que, un atropello es algo tan… ¡¿fortuito?! Mi hija acabará culpando al destino.
—¿Y un ajuste de cuentas por drogas?
—Pero si el imbécil de su prometido ni fuma.
—No se preocupe, eso déjelo de nuestra cuenta. ¿Seguimos sin asustar a su hija?
—Por supuesto. Pobre niña mía, tener que pasar este mal trago.
Por Carles Leo, del blog Curioso por vocación.

 

Vivo solo en una casa abandonada, nadie quiere acercarse a mi territorio, tampoco me gustaría que me molestaran porque así estoy muy bien, estoy a mis anchas haciendo mi tarea más sencilla y la que mejor se me da, me gusta progresar pero nadie me puede decir como lo hago ya que todo el mundo rehuye de mi, mi nombre es Mortimer y mi oficio, fantasma…
Por Carlos González.

 

Desde el borde del risco, miraba el vacío frente a ella, tenía una tarea gigantesca que sacar adelante, si lo lograba su vida iba a progresar enormemente, pero aún se preguntaba si le gustaría dar un paso atrás en el tiempo, regresar a ese momento justo cuando tomó la decisión. Entonces reconoce que no, jamás volvería y eso es todo.
Por Katalina Camus, del blog Ambiente virtual.

 

Yo sabía que le gustaría recordar aquel momento. Le había costado tanto llegar hasta allí… A pesar de que sus compañeros eran auténticas víboras dispuestas a enterrar su futuro en aquella empresa bajo kilómetros de excusas y promesas incumplidas, ella entendió que la mejor forma de honrar a su padre era progresar en aquel estiércol de egos: no cejaría hasta cumplir su tarea, y, entonces, lo dejaría para siempre: una sonrisa y el silencio serían su única despedida.
Por Javier Sánchez Bernal, del blog La buhardilla de Tristán.

 

No he olvidado a Guille. Me gustaría llamarlo para saber cómo está. Sin embargo, con la terapia he logrado progresar y evito pensar demasiado en él. Intentar hablarle sería una tarea difícil porque tendría que contactar a algún conocido y no me parece sano. Todos afirman que quise asesinar a Guille por celos. Nadie cree que fueron esas voces en mi cabeza que me aseguraron que era lo mejor para mí. Ahora que estoy sola con ellas creo que tenían razón.
Por Francisco Velandia, del blog Pacho escribe.

 

Mil y una tarea tengo por hacer y progresar me gustaría para avanzar y terminar. Más cada día un obstáculo encuentro, en el trabajo, en mi círculo social que me hacen procrastinar y no terminar. Mientras tanto nuevas ideas se suman a la cuenta y en lugar de mil tareas ya son dos mil.
Por Do.Lobera, del blog Do.Lobera.

 

Mario era un depredador nato. No había pez que no terminara en su nasa. «Quiero progresar en esto de la pesca. Los ríos se me han quedado pequeños, así que me gustaría probar en el mar. No parece tarea complicada hacerme con unos pececitos de colores». Decía. No le dio tiempo a más. Antes de volverse oyó cómo su amigo le gritaba: «cuidado con el tiburón».
Por Isan Bairu, del blog Una capa de barniz.

 

¿Progresar? Ya me gustaría a mí. No es tarea fácil aparentar por la vida como lo hago yo. La ropa nueva, los aparatos modernos todos de segunda mano. «No sigo tendencias». Respondo cuando me cuestionan mi atuendo fuera de moda o mi reproductor MP3. Nadie sabe, nadie conoce los apuros que paso en este trabajo donde no logro avanzar. Hay opciones en la calle, de malandro, pero mis padres no criaron a un criminal, mi peor virtud es ser honrado.
Por José Torma, del blog Cuentos, historias y otras locuras.

 

Me rodea su enormidad y aún así no me arrepiento de entrar en su morada. Él, se muestra nervioso, en sus ojos brillan las llamas que devoran su interior. Es más hermoso de lo imaginado, me gustaría poder cruzar el cielo en él, ver progresar el paisaje a toda velocidad. Leer mentes de dragón no debe ser una tarea sencilla. Los dragones no parecen fáciles de convencer y este tiene claro que con la cena no se discute.
Por Ángel.

 

Progresar en la búsqueda no fue tan simple, aun así, prosiguió su tarea y empujó la hoja de la puerta con el mango del bastón para entrar. Una ráfaga de aire hizo volar hasta su rostro una curiosa fotografía con una casa de paredes de ladrillo rojo con techo de madera y una fecha al dorso que coincidía con su nacimiento. «Me gustaría soñar que nada hubiese cambiado», pensó a la vez que la oquedad de sus mejillas expresaba la ausencia de todo lo que le ayudó a ser un hombre íntegro.
Por Estrella Amaranto, de Blog Literario Amaranto.

 

—Cuando estés con la tarea, quisiera ver como avanzas. Progresar, significa ver tu progreso a diario Noa, y a día de hoy es una falacia para mí.
—Perdone mi osadía, señor Tomás, pero usted no es mi profesor. Se levantó las gafas, me miró y respondió:
—Me gustaría hablar con el director.
Por Nuria de Espinosa, del blog Entre luces y sombras.

 

La forma de progresar en esta compañía es cumpliendo eficientemente cada tarea que te encargan. Por supuesto, a medida que medras en la empresa, los mandatos se complican, aunque normalmente no eres consciente de esa curva levemente ascendente.
Yo llevo bastante tiempo aquí, cumpliendo todo a la perfección, pero ahora me gustaría saber cómo he sido tan inconsciente de llegar hasta este punto…
Bueno, supongo que ya no hay vuelta atrás. A ver dónde escondo yo ahora este cadáver…
Por Igor Rodtem, del blog Lo innombrable y yo.

 

El hombre era rubio, alto, elegante. Me propuso el caso que a todo detective le gustaría resolver para progresar. Una tarea difícil, pero lo fácil me aburre. Llené un vaso con whisky, del caro, del que en realidad no puedo permitirme. El hombre lo aceptó y, regalándome una mirada tan seductora como arrogante, soltó un sobre con el dinero prometido. Por fin podría salir de ese despacho gris y con un antiguo ventilador de aspas en el techo.
Por Anabel Samani, del blog Anabel Samani.

 

Tengo una tarea: progresar como me gustaría hacerlo, pero ya soy viejo. Veréis: Esta mañana me perdí en el parque. Una joven de grandes alas me dijo: «Venga, abuelo, yo le ayudaré a volver a casa»; me dio la mano y volamos. Me dejó en mi portal. «Tenga más cuidado la próxima vez, ¿vale?», me dijo sonriente; y desapareció. No sé cómo se llama. No se lo contaré a mi hijo, no quiero que se preocupe sin motivo. Era curioso lo que se parecía esa joven a mi querida Clara, q.e.p.d.
Por Luis J. Goróstegui, del blog Observando el paraíso.

 

Y una vez más nuestra tarea se vuelve titánica. Su mundo contra nosotros, nosotros contra ellos. Nadie dijo que siempre nos gustaría y cierto es que hay momentos duros, pero debemos progresar, hacer que ellos también progresen y consigamos el éxito como familia, como individuos, como padres y madres y como hijos. Los días son largos, los años son cortos, dicen. La educación de nuestros chiquillos es compleja, blanco y negro, risas y llantos. Es ley de vida.
Por Nahnnuk.

 

Cuando llegué a casa después de trabajar, me lo encontré haciendo el pino en el salón. Me gustaría decir que fue tarea fácil convencerlo de que dejara de hacer barbaridades, pero el caso es que de ahí pasó a saltar sobre el sofá y a dar volteretas en la alfombra. Cuando me di cuenta de que por las buenas no íbamos a progresar, decidí erigirme en entrenadora personal y, a golpe de silbato, logré que el ex-campeón de gimnasia de 1950, volviera al presente y se sentara a cenar.
Por Aurora Rapún Mombiela, del blog La historia está en tu mente.

 

La vida es una simple tarea: recorrer el camino de principio a fin. El cometido es sencillo pero no fácil. Al progresar aparecen diversos contratiempos que parecen despistar. Lo cierto es que siempre estas en un único lugar; un espacio que acapara toda la atención. A un paso le sigue otro. La noche y el día haciendo relevos. Me gustaría pasar más tiempo conmigo, aunque siempre lo haga. Mientras eso ella… sigo caminando.
Por Juan Fernández Vicente, del blog «JFV, versos de 24 kilates».

 

El niño lloraba bajo el pie del matón. Los demás miraban sin hacer nada por separarlos.
La maestra alarmada por aquel corrillo se acercó y tomando del brazo al bravucón le preguntó si a él le gustaría que le hicieran lo mismo que estaba haciendo a su compañero. El chico la miró desafiante. La profe suspiró. La tarea prometía ser compleja. Pondría todo su empeño en hacer progresar su método sin que ellos lo notaran. Al final del curso los dos acabarían siendo buenos amigos.
Por Virtudes Torres Losa, del blog Pétalos de relatos.

 

—Deberías intentar progresar, Karen, volver a comenzar otra vez. Empezar… Pero está vez tú sola.
—Lo haces sonar como una tarea fácil y sabes que no es así. No tienes idea de nada, Jared. Sólo eres un egoísta que…
—¡No eres la única que ha perdido a alguien! ¡Cómo me gustaría que las cosas fueran diferentes! Que nos hubiéramos conocido en otras circunstancias. No sabes como todos los días pido por eso Karen.
—Ojalá te hubiera conocido cuando no estuviéramos rotos los dos.
Por Angélica Rodríguez, del blog Mis pensamientos vuelan.

 

Cuanto me gustaría encontrar ese espacio en el que poder vivir sin ti. Progresar en otro mundo alejado de tu sombra es mi necesidad, la tarea en la que me empeñé al abandonar tus brazos. Ahora, evítame la humillación de necesitarme porque yo estoy aprendiendo el camino de ser libre.
Por Mercedes Menéndez Aguirre.

 

¿Cuál será la tarea de vivir? Es quizás aprender a discernir. Quisiera progresar por sobre todas las cosas en mi manera de amar, acaso si amando voy, ofreciendo algún don que yo pueda tener y por ahí bien hacer, seguro andaría viviendo más liviana, más alegre y más confiada. La verdad, me gustaría que la vida sea música, escritura y canto. Y, entre sonrisas y llantos, ir sembrando colores que un día quizás puedan ser bellas flores.
Por Diana Rosa Conti.

 

Llevamos meses planeándolo y mi socio no para de darme largas para terminar de una vez este trabajo. Me gustaría progresar de una vez y dejar finalizada esta tarea. Pero el asesinato no es fácil ni para todo el mundo y a veces se interponen los sentimientos.
Por Aria Morgenstern, del blog Eris Morgenstern.

 

No sabes cuánto me gustaría, amor mío, tener más tiempo para derrochar a tu lado. Tumbados en la hierba, esculpiendo quimeras en las nubes mientras dibujo sobre tu piel sueños febriles como éste. Daría hasta mi último aliento, hijo mío, por verte progresar en la vida. Disfrutando tus exitos y apoyándote en los fracasos. Aunque, imagino que mi último aliento ya no es moneda de curso legal. Aún queda mucha tarea, pero ninguna lleva mi nombre. No tengáis prisa en seguirme. Carpe diem.
Por Un hombre moribundo.

 

Se reincorporó al trabajo, renunciando a varios días de permiso por fallecimiento de un familiar. Quería progresar y no le gustaría que alguien ocupase su lugar y realizase su tarea. Al llegar a la oficina, le extrañó la actitud de sus compañeros. Ni un abrazo ni un lo siento. Luego, encontró su mesa vacía. Total, habían sido solo dos días. Salió al pasillo y, al pasar junto al tablón de anuncios, vio su fotografía con una nota al pie que decía: «Su funeral será mañana a las cinco».
Por Javier Puchades, del blog El decantador de letras.

 

El joven estaba sentado junto a la estantería leyendo un libro viejo. Su mentor se acercó.
—¿Sigues estudiando? —El chico asintió—. Si quieres progresar en tu tarea debes hacer algo más que leer.
—¿Qué debería hacer, padre?
—Explorar. Me gustaría que explorases el mundo, es muy grande, Hekil. El mundo no es solo Galeden.
Hekil cerró el libro. Sintió las manos de su mentor en los hombros.
—Prométeme que algún día viajarás por el mundo y navegarás para ir más allá del horizonte.
Por Sandra Adrián.

 

Me gustaría progresar más deprisa en la tarea que tengo entre manos. Cuando algo te disgusta, acabarlo cuanto antes puede ser un gran consuelo. Pero este no es el caso, esta vez mi tarea me encanta. Sin embargo y aunque parezca una paradoja, estoy deseando ponerle fin. No puedo esperar más para contemplar la apoteosis final: el renacer de una Roma consumida en llamas.
Yo, Nerón.
Por MJ RU1Z, del blog Eleeabooks.

 

Me gustaría progresar adecuadamente en la vida. Es como una tarea que no todo el mundo puede conseguir. No es por falta de esfuerzo o ganas. Sencillamente, no es de ser. Porque si todo el mundo obtuviese lo que quiere no tendríamos la diversidad humana en la que vivimos. No habría pobres ni ricos. Y la sociedad sería un completo aburrimiento. Así que viviré esta vida lo mejor que pueda y esperaré a que la siguiente sea mejor.
Por Avalle Rei, del blog El mundo de Avalle Rei.

 

Está cansado de realizar una y otra vez la misma tarea. Aunque se esfuerza, siente que su trabajo se ha estancado y su creatividad ha tocado techo. Hace demasiado tiempo que nadie valora lo que hace. Por eso, le gustaría progresar en un futuro próximo. En sueños, aspira a crear obras de mayor altura. Pero antes necesita aprender técnicas más elevadas que mejoren sus diseños. Atrás quedarán sus aburridas creaciones de arena cuando logre construir extraordinarios castillos en el aire.
Por Pilar Alejos Martínez, del blog Versos a flor de piel.

 

Cuando llegas a una cierta edad, todas las prioridades, las apetencias y hasta los caprichos; aunque sigan siendo las mismos, se deberían satisfacer con más calma y mesura. No es tarea fácil en aquellos a los que les gustaría seguir a pleno ritmo con todo, pero es de necios obviarlo. Para progresar en la vida hay que saber cuando dejar de ser liebre y de manera paulatina convertirse en tortuga; todos sabemos quien ganó al final la carrera y quien, por el sofocón, no pudo llegar.
Por jm vanjav, del blog jm vanjav hasta en 500 palabras +

 

—Señor, me gustaría poder progresar en la organización.
—Numero 77, para eso, deberás realizar una ardua tarea.
—Señor, no tenga la menor duda sobre mi. Estoy preparado para cualquier trabajo que se me encomiende.
—No dudamos de tu capacidad, pero no te resultará fácil.
—Usted, solo pídamelo. Sus deseos son ordenes para mí.
Número 77 coge el papelito doblado que le entrega su Jefe. Lo abre y lee para sus adentros lo que hay escrito: «JFK».
Por Pedro Merchán, del blog El cuaderno de Pedro.

 

Me da la sensación de que no te gustaría que finalizara mi tarea. No sé que tenéis en vuestro clan en contra de progresar, pero no os vamos a complacer en esto. Déjame trabajar en paz. Voy a terminarlo de una vez por todas.
Por Sargow, del blog Estantería compartida.

 

Otra vez tarde, mal y arrastro. Otro mes que me pongo el último día a hacer esta tarea.
Menos mal que siempre me avisan a principios, mediados y finales de mes y aún así, pues eso…Siempre digo que el siguiente mes lo haré bien, pero veo progresar las horas, los días ante mí y se me van. El mes que viene prometo hacerlo en los primeros días o por lo menos me eso gustaría.
Por Arekkusu.

 

¿Sabías que mis suscriptores conocen las palabras del reto antes que nadie?

Puedes unirte a ellos.