logo-reto-de-escritura-5-lineas

(Este reto de escritura consiste en escribir, cada mes, un relato de 5 líneas que incluya las tres palabras propuestas. Si eres nuevo por aquí, te pido que leas cuidadosamente las normas.)

Medallero

 

MEDALLA DE PLATA; Angélica Rodríguez, Carla Guerrero, Carles Leo, Francisco Velandia y Pedro Merchán.

 

¡Enhorabuena a todos!

Octubre:

Fuerza, pasear y sesión.

 

 

El último paciente me ha dejado hecha polvo, tanto, que he tenido que cancelar la siguiente sesión y salir a pasear. Mi don para absorber las emociones de los demás parecía una ventaja cuando empecé a trabajar como psicóloga, pero cada una se personifica en un monstruo que se pega a mí. Son una marabunta y sé que el día que me quede sin fuerza para mantenerlos a raya me destrozarán. Pero hoy no es ese día.
Por Adella Brac.

 

Una sesión de una junta de cualquier comunidad de vecinos es peor que sacar a pasear a tu gato por la terraza del bar donde D’Artacán y los Tres Mosqueperros celebran el primer gol de Messi con el PSG. Puede haber cuchillos volando, patadas voladoras, e incluso, empujones por el hueco del ascensor. Por si acaso, mi mujer, antes de cualquier reunión de vecinos, siempre me dice: «¡Que la fuerza te acompañe!».
Por Lorenzo.

 

La odio y a la vez la necesito. Como un vampiro extrae la fuerza vital de mi cuerpo. En cada sesión, sus manos expertas arrancan de mi cuerpo dolor y placer; perfila y descubre rincones secretos que ni yo sabía que tuviera. Mi mujer desconfía, son demasiadas las visitas, y le sorprenden el agotamiento y mi falta de energía, y es que tras cada encuentro me cuesta siquiera salir a pasear. Creo, que a este paso si no me mata la fisio, me matara el dolor de espalda.
Por Ángel.

 

Un grupo de diputados de una fuerza política que prefiero no mencionar había boicoteado la sesión de control al Gobierno, convirtiéndola en una verdadera selva. No entienden que el juego político también les afecta a ellos: sacaron a pasear datos manifiestamente falsos, fake news e informes deliberadamente manipulados, aderezados con argumentos tendenciosos, provocadores e injustos. Y mañana, ¿qué? Un nuevo circo en sede parlamentaria…
Por Javier Sánchez Bernal, del blog La buhardilla de Tristán.

 

A pesar del cansancio por la sesión de terapia decidí pasear un poco para despejarme. La luna plateada me vigilaba. De pronto frente a mí apareció el hombre de las visiones que le narraba a mi psiquiatra. Me convencí de que solo era otra ilusión creada por mi mente perturbada y decidí ignorarlo cambiando de acera. Comprendí que no me estaba enloqueciendo cuando aquel individuo me sujetó con fuerza y me hincó sus colmillos en el cuello para desangrarme.
Por Francisco Velandia, del blog Pacho escribe.

 

La fuerza del corazón empujo a la mente a seguir. Eran días extraños, misteriosos, singulares. El propósito final se había manifestado en diferentes ocasiones. Al pasear solía pensar en ello. Mientras caminaba tenía pensamientos tan profundos como peregrinos. El «sentido de la vida» era un escurridizo pez en mi mente. El alma en cambio estaba en calma. Las noches eran como una larga sesión de fotogramas, aparentemente inconexos. Sin embargo, toda la verdad residía allí.
Por Juan Fernández Vicente, del blog «JFV, poemas románticos de 24 kilates».

 

El día no comenzó bien: el autobús me dejó, llegué tarde a la estación de tren y la billetera quedó en mi mesa de noche. No fue sencillo para mi edad, tuve que hacerme a la idea de que salí a pasear y, solo de esa forma, aguanté hasta mi sitio de empleo. Me percaté de lo limitada que está mi fuerza para hacer frente a una eventualidad. Por si no era suficiente, mi jefe me dedicó toda una sesión de psicología laboral porque llegué sudado.
Por Óscar Quijada Reyes, del blog Unas páginas más.

 

¿Qué fuerza le quedaba ya? Su capacidad para soportar estaba llegando a su límite. Ella solo quería pasear por rosales hermosos todos los días y sólo, tal vez, hacer una sesión de fotografía porque su anhelo era ser fotógrafa, pero ahora eso era un sueño que se quedó deshecho como los escombros de su casa. Lo perdió todo el 5 de octubre de 1995 y viendo la tumba de sus padres, supo que la única culpable había sido ella por jugar con el encendedor esa noche cuando todos dormían.
Por Angélica Rodríguez, del blog Mis pensamientos vuelan.

 

Nada una ballena. Se asoma, respira, se hunde. Un movimiento de fuerza innata con la cola, cual pasear sereno, y se abre paso por la profunda oscuridad del infinito descubriendo rincones insospechados tesoros acaso imposibles pero ciertos que denotan verdades desconocidas, aciertos insuperables, dogmas inalterables de una sesión que redefine la realidad vivida y aún por vivir. Mientras, el sol observa imperturbable, como centinela sabio, testigo de lo que no fue contado.
Por Luis J. Goróstegui, del blog Observando el paraíso.

 

No quería salir de mi casa, pero me sacaron a la fuerza, obligándome a pasear bajo aquel terrible sol que acaloraba todo mi ser. Qué pesadas podían llegar a ser mis amigas. Y para colmo de males, tuve que aguantar una sesión de manicura con ellas. Agradecí volver a casa y poder tumbarme en la cama. A pesar de todo, no cambiaría a mis amigas por nada.
Por Do.Lobera, del blog Do.Lobera.

 

Señor dame paciencia, dame la fuerza necesaria, quiero aguantar la ignorancia, y su educación precaria, dame la sensatez, rauda y veloz cuál relámpago, dame las ganas de vencer la estupidez, no me ralentices como en las galápagos, quiero pasear orgulloso la inteligencia, la sesión mental de la lógica aplastante, tratar con diligencia, y ser agradecido, luchador y constante, señor dame paciencia y no desfallezcas, la fuerza intratable, no hace falta que te aparezcas, ser formidable.
Por Carlos González.

 

La sesión está a punto de empezar y, como siempre que tengo que presentar un evento de estas características, me pongo nervioso, y me da por pasear sin rumbo fijo, recorriendo las áreas más recónditas a mi alrededor. Sin embargo, al llegar el momento de comenzar la presentación, siempre aparezco en el sitio adecuado, ante el público. Entonces aspiro aire con fuerza y me enfrento a ese numeroso grupo de almas recién fallecidas en busca de las indicaciones para su nueva existencia.
Por Igor Rodtem, del blog Lo innombrable y yo.

 

Caen las hojas al igual que decae la fuerza en cada sesión.
Ella recuerda el aroma del viento, el perfume del jazmín y los atardeceres por el parque.
Hoy recibe la última dosis de quimioterapia y al cerrar los ojos sueña con volver a pasear como antaño.
Por David, del blog Blog de poesía y relatos.

 

La fuerza del colapso económico arrastró los cimientos del vetusto museo. Pasear por la galería era una cita obligada para indagar en los entresijos del caleidoscopio multicolor donde los artistas plasmaban sus emociones y pensamientos a través del ingenio que daba vida a sus cuadros. A medida que se aproximó el cierre definitivo, el equipo directivo organizó una sesión especial donde los artistas se disfrazaron de deuda pública para encontrar acreedores samaritanos.
Por Estrella Amaranto, de Blog Literario Amaranto.

 

Llegaría tarde a la sesión. Ellos la observaban, la seguían y podía verlos pasear en el parque. Por el rabillo del ojo los miraba. Siempre de negro, siempre cercanos. La fuerza de su respiración la agita. Correr no ayuda, siempre están ahí, siguiendo sus pasos. De su brazo izquierdo brota una gota de sangre, se está lastimando otra vez. Descuidada cruza la calle y un auto la golpea, levemente, pero cae al suelo. Los hombres de negro la rodean, se cubre el rostro y grita.
Por José Torma, del blog Cuentos, historias y otras locuras.

 

Una sesión doble de películas de terror en Halloween es un buen motivo para después pasear durante un buen rato antes de volver a casa, despejar las ideas y llegar con ánimo y sin miedo a meterte entre las sábanas.
Eso está bien hasta que notas la influencia que han dejado las imágenes en tu subconsciente. Puedes dejar encendidas las luces, poner música o leer un libro, notarás que la fuerza de los monstruos puede más que todos tus esfuerzos por ahuyentarlos.
Por Virtudes Torres, del blog Pétalos de relatos.

 

Otra sesión de fotos más. Estaba harta de sonreír frente a la cámara mientras me sentía muerta por dentro. Me hice modelo casi a la fuerza, necesitaba dinero y un cazatalentos me vio un día cuando salí a pasear. Decía que ya caminaba como una verdadera estrella. Me prometió fama y cifras astronómicas. Conseguí ser una top model muy cotizada. Y ahora, en mi mansión, esta estrella está a punto de apagarse.
Por Sargow, del blog Estantería compartida.

 

¡Anímate a participar!

Envía tu relato a través de este formulario para que pueda añadirlo (recuerda ajustarte lo máximo posible a las 5 líneas):

¿El reto 5 líneas se te queda corto? Te invito a que conozcas mi comunidad de escritoras; retos semanales para mantenerte motivada, talleres online para que sepas qué haces bien y qué puedes hacer mejor, grupo privado de Telegram, sorteos de libros y mucho más. Es aquí.

¿Sabías que mis suscriptores conocen las palabras del reto antes que nadie?

 

Puedes unirte a ellos aquí.